El peor enemigo de tu piel es invisible. Te contamos todo lo que tenés que saber para protegerte de la contaminación ambiental.

La contaminación en las ciudades es un agente muy peligroso para la salud y esto se refleja en tu piel todos los días.Te enseñamos cómo protegerla de todos los componentes tóxicos del ambiente.

Piel irritada, rosácea, acné, piel hipersensible, alergias, sarpullidos, sequedad, arrugas tempranas, eczemas. Todos estos problemas de la piel están directamente relacionados con la contaminación ambiental. Aunque existen otros factores que pueden causarlos, en las grandes ciudades o en zonas industriales donde estamos en permanente contacto con la polución ambiental estos problemas son moneda corriente. Cómo no es algo que veamos a simple vista no somos conscientes de todos los daños que nos genera y por lo tanto tampoco hacemos nada para contrarrestar estos efectos.

 

¿Qué es la polución?

La polución en la contaminación del medio ambiente, en especial del aire y del agua. Esta existe por los residuos de nuestras actividades cotidianas, la basura que generamos, los medios de transporte que queman combustibles, los productos que usamos diariamente y también por los procesos industriales o biológicos.

 

¿Cómo afecta a tu piel?

La piel es el órgano más grande que poseemos los seres humanos. Su fin es protegernos del exterior, evitar que ingresen agentes nocivos. Para lograr su cometido, la piel está formada de tres capas, la hipodermis, la dermis y la epidermis, esta última es la capa visible, la que se encuentra en la superficie y por lo tanto la que más daño sufre día a día.

La piel no es lisa, está compuesta por poros, foliculos pilosos y glándulas sebáceas y sudoríparas, estas son las posibles puertas de entrada de los contaminantes.
Para empezar la polución ensucia nuestra piel, lo que mezclado con el sudor y la grasa, forman una barrera de suciedad que no permite a la piel respirar, oxigenarse y por lo tanto cumplir sus funciones biológicas.

A nivel interno la piel no podrá intercambiar con el exterior las sustancias que naturalmente lo deben hacer como el agua, lo que provoca que la piel se apague, pues disminuye el riego sanguíneo en la piel.

Una vez dentro de nuestro organismo la contaminación aumenta los niveles de radicales libres, los que generan daños en las moléculas de AND celular, lo que provoca el mal funcionamiento de nuestra epidermis, baja considerablemente la formación de colágeno y elastina lo que provoca pérdida de la elasticidad y firmeza de la piel.

 

¿Que podés hacer para disminuir considerablemente todos estos daños?

Lo más importante es mantener tu piel limpia. haciendo una limpieza profunda por la noche, y limpiezas más suaves durante el día Los jabones con perfumes y agentes químicos no son recomendables para una limpieza correcta. Existen productos especialmente pensados para limpiar la piel sin deslipidizarla, ya que sacarle su capa protectora natural, la deja más desprotegida aún, sobre todo en las pieles secas. En las pieles grasas y por la noche en todas las pieles, las limpiezas sí deben ser más profundas ya que regeneran la barrera lípida más rápidamente.

Mantener la piel hidratada y nutrida también es escencial para cuidarla de la polución. Una piel hidratada es más fuerte y actúa mucho mejor ante los agentes tóxicos.

A nivel interno, la alimentación es esencial para bajar los niveles de radicales libres. Alimentos frescos ricos en vitamina c y antioxidantes, generalmente los vegetales de colores intensos y también las frutas cítricas ayudan considerablemente a bajar los niveles de radicales libres. También podés consultar con tu médico y tomar suplementos vitamínicos y antioxidantes.

Es muy importante evitar las zonas de alta contaminación y sobre todo en momentos dónde estamos ejercitando. Andar en bicicleta, trotar o caminar al costado de una carretera llena de autos y colectivos no es la mejor idea para protegerte de la contaminación, tus poros y tus pulmones están abiertos e intentando oxigenarse, si respiras ese aire lleno de polución y agentes tóxicos estás dañando mucho tu organismo.